sábado, agosto 05, 2006

¿Integrar o usar la Tecnología? 2

Integrar la tecnología al currículo es una prioridad en muchas de las escuelas hoy día. Expertos en tecnología están de acuerdo que la misma debe ser integrada no como un tema separado o como un proyecto sino como una herramienta que promueve y extiende el aprendizaje del estudiante. El reto estriba en buscar la manera de cómo usar esta tecnología para ayudar y motivar al estudiante a usarla.

Para analizar los casos que aparecen en la publicación del 31 de julio, mantengamos el enfoque en el uso de las herramientas tecnológicas para aprender (tecnología educativa).

A continuación les expongo varias definiciones según la Dra. Roblyer en su libro Integrating Technology into Teaching (2000),

  1. tecnología educativa: es la combinación de los procesos y herramientas involucradas en dirección de las necesidades y problemas con énfasis en la aplicación de las herramientas actuales: computadoras y otras tecnologías electrónicas.

  2. integración de la tecnología educativa: se refiere a los procesos de determinar cuáles herramientas electrónicas y cuáles métodos para implementarlos son las respuestas apropiadas a las situaciones y a los problemas dados de la sala de clase.

  3. tecnología instruccional: es el subconjunto de tecnología educativa que trabaja directamente con las aplicaciones de los procesos de enseñanza y aprendizaje. (lo opuesto a la aplicaciones administrativas educativas)

Según el diccionario la palabra integrar se define como: aunar, fusionar dos o más conceptos, corrientes, etc., divergentes entre sí, en una sola que las sintetice.

Para integrar las herramientas tecnológicas al currículo debemos plantearnos la siguiente pregunta: ¿Qué necesidades específicas tienen mis estudiantes (y yo como maestro o maestra) que un recurso tecnológico pueda ayudar a resolver? Roblyer (2000).

Partiendo de la definición y la pregunta anterior, podemos ver que la integración de la tecnología para aprender es aquella que promueve el resultado del aprendizaje directo en el estudiante.

Existe entonces dos maneras de usar las herramientas tecnológicas en el salón de clases: para usarlas y para integrarlas. Cuando el maestro o la maestra utiliza la computadora y aplicaciones para, por ejemplo, crear un banco de datos que le ayude tanto a él o ella y al estudiante a monitorear el progreso académico, está usando dicha herramienta para poder visualizar su objetivo de manera más fácil que si lo hiciera mediante el uso de un “rollbook” y una calculadora. El uso de las herramientas tecnológicas para cuestiones administrativas no implica integración educativa.

Igualmente ocurre cuando los estudiantes leen un cuento de un CD en la computadora, en Power Point o en cualquier otro programa y luego contestan preguntas. El hecho de que el estudiante conteste preguntas o actividades relacionadas con una lectura en la computadora, no implica que se esté integrando la tecnología para aprender toda vez que el mismo resultado lo podemos obtener utilizando el libro y la libreta. Observe el ejemplo #1 de la publicación del 31 de julio, ¿Acaso no es una actividad igual a la que hacemos tradicionalmente en el salón de clases con el libro y el cuaderno? La presentación en Power Point sustituyó al libro y las actividades en Word sustituyeron la pizarra o el cuaderno. En el salón podríamos utilizar una grabadora con los sonidos del coquí y la actividad quedaría exactamente igual.

Posiblemente el estudiante se sentirá emocionado de utilizar la computadora para escuchar o leer un cuento y posiblemente se sentirá más motivado a contestar las preguntas dadas. Pero en realidad lo que hicimos fue cambiar unas herramientas por otras. ¿Cómo podríamos convertir la misma actividad a una que implique integración de la tecnología? Espero sus comentarios.

Cuando integramos verdaderamente el estudiante produce, analiza, busca, construye, aprende basado en su esfuerzo. Utiliza las herramientas tecnológicas como una ayuda para reforzar su aprendizaje. El ejemplo #2 es uno sencillo pero implica integración tecnológica.

Debemos recalcar que no hay nada malo en usar la tecnología. Es importante que los estudiantes la usen, se relacionen con ella, la estudien, se diviertan. Leer cuentos, resolver solamente problemas matemáticos, contestar pruebas cortas, exámenes, hacer dibujos, escribir poemas u otros artículos son actividades relacionadas con usar la tecnología (no integración) pero aclaro nuevamente que no hay nada malo en ello por el contrario, son actividades necesarias. Además las actividades mencionadas pueden ser parte de una actividad integradora si las planificamos para ese fin.

Lo importante es que las actividades para usar las herramientas tecnológicas no sean aquellas que dominen sobre las actividades que integran la tecnología para aprender.

En las próximas publicaciones continuaremos desarrollando este tema.

3 comentarios:

  1. Saludos Cordiales Sandra:

    Te felicito por tu exposición del tema. Como educadora trato de leer y compartir lo que me enriquece profesionamente, y esta lectura aclara muchos puntos en controversia actualmente en Puerto Rico. Me parece que definir bien los conceptos desde el inicio del curso es una tarea básica que debemos atender con urgencia los docentes en sus respectivas escuelas. La pregunta que presentas en el escrito, la estaré presentando a mi facultad. Cuando tenga el insumo de los cólegas te las comunicaré.

    Muchas bendiciones y que tengas un bonito día.

    Zaida M. Morales

    ResponderEliminar
  2. Muy bien. Totalmente de acuerdo contigo. La clave es que desarrollemos una clase constructivista. Mientras usemos la tecnologia para sustituir y no para aplicar seguiremos dirigiendo la enseñanza en vez de llevar al estudiante a crear.

    ResponderEliminar
  3. Integrar tecnología ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿cómo? y ¿por qué? Desde el año 2000 me inicié en el proceso de conocer como integrar tecnologías en la sala de clases, en el currículo, como herramienta con propósito para aprender. han pasado once años y ahora no es el proceso de la integración de la tecnología lo que me preocupa. Ha surgido que los equipos y materiales de alta y baja tecnología que tenemos en el Centro de Integración Tecnológica en nuestra escuela están dañados, obsoletos o están para decomisar. Resulta que para poder continuar tecnología emergentes como herramienta para el aprendizaje de los estudiantes necesitamos se renueven o actualicen los equipos.

    He observado que todavía existen el problema de que algunos maestros utilizan la computadora como medio para enseñar y no se han atrevido experimentarlas como herramienta para aprender con los estudiantes y padres. Los participantes que visitan el Centro de Integración Tecnológica solo se conforman con que sus estudiantes utilizan los recursos del Centro y no se integran en el proceso de reflexión de que es lo que pasa cuando los estudiantes aprenden o construyen su aprendizaje a través de las tecnologías emergentes.

    Todavía existe un camino largo que recorrer para cambiar paradigmas y estilos de enseñanza. Mientras tanto tengo que continuar actualizando mis destrezas y habilidades sin caer en prepotencia tecnológica.

    Saludos,
    Hiram Báez Andino
    Centro de Integración Tecnológica
    Escuela Fray Bartolomé de las Casas
    Distrito Escolar San Juan IV

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...